Las prácticas

PRÁCTICAS DE LA ESCUELA

Las prácticas de nuestra escuela engloban una amplia lista de trabajos de Qi Qong, formas, técnicas de Tuy Shou, ejercicios marciales, formas con armas y ejercicios meditativos.
Cada una de ellas posee unas características propias con distintos objetivos, Esta variedad de prácticas tiene una razón esencial: todos los practicantes poseemos un sistema energético diferente y unas cualidades físicas distintas. Vivimos en regiones de condiciones climatológicas muy diversas con unos hábitos alimenticios propios de cada lugar y de cada tradición familiar. Es por lo que existen tan variados sistemas de prácticas para poder adaptarse a estas diversidades. Los maestros serán las personas más indicadas para guiarnos en esta búsqueda.

La Escuela “Wutan Villalba”, (escuela autorizada por la Fundación Hun Yuan España) está en constante evolución a nivel de práctica gracias a su vínculo estrecho con los maestros del linaje al que pertenecen: Jesús Mª Herrero y Claudia Tamayo (Profesores y Discípulos del Maestro Pedro Valencia) y Rafael Escolar y Fernando Garcia (Profesores y Discípulos del Maestro Jesús Mª Herrero). Estas experiencias directas que todos estos maestros nos transmiten son la mejor garantía de calidad de esta escuela.

Como dice uno de estos tantos consejos que nos dan los grandes maestros “Todas las prácticas deben ser llevadas a cabo con una motivación sana. Con una mente abierta pero a la vez exigente conseguiremos encauzar nuestra práctica personal en el buen camino.”

Las prácticas pertenecientes a nuestra escuela son:

En el ámbito de Qi Qong:
Hun Yuan Qi Qong
Fan Shong Qong
Tai Li Qong
Chan Sy Qong
Taiji Zhi y Taiji Pon

En el ámbito de Tuy Shou:
Práctica marcial de Tuy Shou y Shan Shou
Ejercicios individuales y con compañero de las Trece Bases de Taiji Quan
Práctica marcial de Xin Yi Tuy Shou
Ejercicios individuales y con compañero de Chin-na

En el ámbito de las formas:
Forma de Chen Xi Xin Yi Hun Yuan Taiji Quan de 24 y 48 secuencias
Forma de Bomba de Hun Yuan Taiji Quan de 32, 38, 46 y 62 secuencias

En el ámbito de las formas de armas:
Forma de Espada del estilo Chen
Forma de Sable  del estilo Hun Yuan
Forma de Lanza del estilo Hun Yuan
Forma de Palo Chino
Forma de Abanico
Forma de Palo de Pastor

En el ámbito meditativo:
Meditación taoísta de los 6 sonidos
Meditación budista de la calma mental (Shine)
Meditación contemplativa en postura de Wujicon
“Detalles de cada práctica”


Hun Yuan Qi Qong (Qi Qong de El Principio de la Materia)

Es una serie de 12 ejercicios de la Escuela de Hun Yuan TaiJi Quan. El enfoque principal de esta práctica es el cultivo de las tres energías innatas de nuestro sistema energético:
– El espíritu original innato (Yuan Sheng)
– La energía motora original innata (Yuan Qi)
– La esencia creadora innata (Yuan Jing).

Los ejercicios están estructurados en 2 bloques. El primer bloque consiste en unos ejercicios para limpiar y cultivar el Qi en los tres Dantien. El segundo bloque sirve para fusionar la energía cultivada y la puesta en movimiento de las diversas órbitas energéticas.

Hun Yuan Qi Qong tiene un enorme efecto terapéutico. Ayuda a recuperar el desgaste energético que diariamente sufrimos por causas fisiológicas y emocionales. Activa el metabolismo celular y endocrino, por lo tanto, también potencia nuestro sistema inmunológico contra las agresiones externas.

Fan Shong Qong (Qi Qong para la relajación consciente)

Esta práctica se basa en la relajación consciente del cuerpo y de la mente.

Muchos tratados de Taiji Quan mencionan la siguiente frase: “muchos son los que saben practicar el Taiji Quan, pero pocos son los que saben llegar al estado de Shong”.

En el término superficial, el Shong es conseguir eliminar tensiones físicas y mentales, lo cual no es exactamente el sinónimo de relajación, ya que una mente y un cuerpo relajados pueden estar adormecidos. En el Shong la conciencia debe estar despierta y alerta pero sin tensión. Así entramos en el concepto amplio de Shong. Aquí el sentido de Shong va mucho más allá de una relajación muscular o mental. Es el arte de liberarse sin abandonarlo todo pero sin agarrarse a nada, ni siguiera a la mismísima idea de relajación. Es el estado supremo de Wu Wei. Sin embargo, para llegar a experimentar este estado, el practicante necesitará más métodos como la meditación, la guía constante de un maestro experimentado y una actitud correcta hacía la práctica.

Tai Li Qong (Qi Qong de “La Gran Fuerza”)

Es una práctica compuesta de 7 ejercicios cuyo objetivo principal es potenciar el Jing Original Innato (el Qi creadora que mora en los riñones). Denominado también la Esencia. Es la energía heredada de nuestros progenitores y el motor principal de nuestro sistema energético. La energía Jing es muy poderosa pero a la vez muy vulnerable. Juega un papel esencial para nuestra salud, y sin embargo, se desgasta con mucha facilidad, por lo que es de suma importancia saber restaurarla y conservarla.

Hay cuatro pautas principales para todos los ejercicios del Tai Li Gong: inspirar, adherirse, atrapar y encerrar:

  • Inspirar: es coger por la nariz el Hun Yuan Qi.
  • Adherirse: es dejar la punta de la lengua reposada en la raíz de los dientes superiores estableciendo la conexión de los dos canales principales del cuerpo, Dumai y Renmai.
  • Atrapar: es atraer el Hun Yuan Qi agarrándolo con las manos potenciando el sentido interno de los agarres de águila.
  • Encerrar: es hacer una pausa respiratoria para que el Hun Yuan Qi se fije en los puntos principales de cada proceso.

Después siempre dejar reposar el Hun Yuan Qi en el Tan Tien Medio con la espiración y la idea de Shong.

Taiji Zhi y Taiji Pon (Qi Qong de “Los Bastones de Taiji”)

Taiji Zhi y Taiji Pon corresponden a los nombres de dos tipos de bastones cortos.

La práctica completa se divide en dos bloques:

Con el Taiji Zhi cultivamos el Qi; desbloqueamos el Dumai (canal de la espalda) y Renmai (canal delantero); activamos las diferentes órbitas energéticas por los tres Tantien y estimulamos las funciones de todos los órganos internos.

Con el Taiji Pon reforzamos los tendones de las manos, desbloqueamos las articulaciones, fusionamos el Qi de los tres Tantien y potenciamos la fuerza interna.

Proporciona un soporte físico para centrar la visualización interna: durante los ejercicios con el bastón, el practicante puede mantener la atención sobre él. De esta forma se consigue calmar la mente con más facilidad.

Proporciona una herramienta idónea para dispersar el estancamiento de Qi

Chan Sy Qong (Qi Qong de “El Hilado de la Seda”)

Esta práctica se fundamenta en el principio de que la energía del Universo tiene una trayectoria espiral. Es la esencia básica del estilo Chen Xi Hun Yuan Tai Chi Chuan.
Los ejercicios de giros en espiral de Chan Sy ayudan a desbloquear los canales energéticos y las articulaciones.
Los movimientos en espirales son especialmente efectivos porque ejercitan nuestro cuerpo en todas las dimensiones. Combinando con la visualización y la intención de llevar el Qi, el Chan Sy Qong previene el desgaste de las articulaciones protegiéndolas con una envoltura de energía.

Otra de sus funciones beneficiosas es la de restaurar la movilidad de todas las articulaciones, por lo que son muy indicado para personas con problemas reumáticos, esclerosis, artitis y otros malestares del sistema óseo.

El Chan Sy Qong, refuerza la potencia de los tendones y de los músculos. Se puede pensar en el ejemplo de la fuerza de giro de un tornillo con dibujos espirales o la trayectoria de una bala. Por lo tanto, es una práctica enfocada también en potenciar el rendimiento marcial de Taiji Quan.

Las principales articulaciones cabeza, hombros, codos, muñecas, pecho, cintura, abdomen, caderas, glúteos, rodillas y tobillos son empleadas en estos movimientos.

Práctica marcial de Tuy Shou y Shan Shou

Thui Shou:
Literalmente significa “empuje de las manos”. Es precisamente el elemento que convierte las técnicas marciales de Taiji Quan en un método interno de combate.

Los círculos son impulsados desde la raíz, por lo que es necesario saber hundir el Qi para conservar un fuerte enraizamiento. A través de la potencia de Chan Sy y del P´on, los círculos de las manos se convierten en una poderosa barrera flexible que recibe y desvía la fuerza del oponente con eficacia.
Lo mismo ocurre con la práctica de Tuy Tuei, empuje con las piernas.

Erróneamente se piensa que en las técnicas marciales del Taiji Quan no se emplean las piernas. La realidad es muy distinta. En todas las artes marciales, el 70% de la eficacia de una técnica depende del buen uso las piernas.

Shan Shou:
Shan Shou significa literalmente manos separados. Tal como indica su nombre, en este trabajo los movimientos se realizan sin mantener las manos pegadas.
En Shan Shou, las técnicas son más rápidas y no se sigue un patrón de círculos con un punto de contacto fijo para los dos oponentes. Aquí el reflejo, la habilidad física, el dominio de los movimientos de la forma y la sensibilidad desarrollada en el Tuy Shou son los factores fundamentales para que el Shan Shou sea efectivo. Los círculos de las manos se abren, se cierran, se modifican repentinamente y al final se interrumpen para filtrarse una técnica.

Las Trece Bases de Taiji Quan

Las Trece Bases es la denominación de un conjunto de 8 potencias y 5 pasos.
Las 8 potencias son Peng ( P´on), Lü, Ji (Zhi), An, Cai (Chay), Lie, Zhou, Kao;
y los 5 pasos son adelantar, retroceder, girar a la izquierda, girar a la derecha y conservar el centro (enraizar).
La conjugación entre todos ellos da a un número infinito de técnicas y ejercicios.

 

Formas de Chen Zhi Xin Yi Hun Yuan Taiji Quan

El estilo de Hun Yuan Taiji Quan engloba varias formas de manos cuyo aprendizaje está estructurado en dos líneas principales:

Por ejemplo la forma de 24 secuencias es la básica de este estilo. Al ser una forma corta, se puede realizar en poco minutos (entre 10 a 15 minutos según el ritmo). Los movimientos son amplios y el trazado de sus círculos es armonioso. Todos los movimientos son ligados con un instante consciente de Shong, proporcionando al practicante mayor sentido de relajación en la forma.

Formas con armas

Las armas del Taiji Quan se hacen dentro de un conjunto de círculos armoniosos. A través de estos círculos, el practicante fusiona sus movimientos corporales con los movimientos de la arma. Es una conversión energética de un cuerpo inerte (el arma) al conectarse con el Qi de un cuerpo vivo (el practicante).

Espada recta Chen, Sable Hun Yuan, Lanza de Hun Yuan, Palo Chino, Abanico y Palo Pastor. Cada una de estas armas tiene sus formas y ejercicios correspondientes que pueden realizarse en solitario o con compañero. El entrenamiento en cada una de ellas supone un trabajo externo, pero como siempre en el Tai Chi Chuan y en nuestra escuela, no debe olvidarse que el aspecto más importante siempre reside en el cultivo del Qi (chi) y la práctica interior

Forma de Palo

Esta forma de Palo es una práctica adicional exclusiva de nuestra fundación. Es una recopilación de los movimientos más característicos de diversos estilos de palo como la forma de palo de Shaolin, la de estilo de Mono, y la propia forma de Lanza.

Este trabajo fue ideado por el maestro Pedro Valencia como una práctica previa al manejo de armas.

Esta forma de palo es una forma de arma indicada para todos los alumnos de todas las edades y condiciones físicas. Por lo tanto, con el tiempo, se ha convertido en la forma de arma más practicada por nuestros alumnos.
Meditación

El progreso de todas las prácticas de Taiji Quan se ve enormemente reforzado por unas prácticas correctas de meditación. Por lo tanto, en nuestra escuela enfatizamos la necesidad de meditar con métodos transmitidos por maestros de linajes meditativos. Contamos con diversos maestros muy experimentados de diferentes tradiciones para que nos orienten con sus técnicas. Y así cada practicante puede conectar con la técnica que más afinidad sienta.

Contamos con diversos maestros muy experimentados de diferentes tradiciones taoístas y budistas para que nos orienten con sus técnicas.
Los métodos principales de nuestro programa de enseñanza son:

La práctica taoísta de los sonidos curativos: En esta práctica, los alumnos encontrarán una herramienta muy eficaz para armonizar las emociones alojadas en los diferentes órganos. Esta armonía nos proporcionará el bienestar general en todo nuestro ser.

La práctica budista de la calma mental: Con esta práctica, los alumnos aprenderán a reposar sus pensamientos en algún soporte, una luz, una esfera en el vientre, un mantra, etc.

La práctica taoísta de Wujichon: La traducción literal de Wuji Zhan Chon puede ser “la postura en pie del estado de la Vacuidad”. Es la postura que establece el enraizamiento de nuestro cuerpo físico a la tierra. También facilita la conexión al Cielo y a la Tierra de todos los canales de nuestro sistema energético. La mente se reposa y entra en un estado de calma consciente. Es el proceso de armonizar la conciencia con la energía Universal, recuperando así el estado original de la Vacuidad.