El Chi

El principio oculto que anima la vida entre el Cielo y la Tierra se le conoce en el Tao como Qi * . Es la respiración del universo, la fuente original de energía, la fuerza vital. Todo organismo vivo necesita de Qi para su existencia, de la misma manera que todo organismo vivo necesita respirar. El aire necesita llegar al cuerpo a través de la nariz, traquea y bronquios hasta los pulmones, desde donde se distribuyen al resto del cuerpo. De modo análogo, el Qi llega al cuerpo a través de determinados puntos o aperturas energéticas y circula a través de los meridianos recogiéndose y distribuyéndose desde el Dan Tien.

O esto es lo que debería ser. Una persona corriente se nutre de Qi a través de la respiración pulmonar, la comida y en menor medida, la piel. A través del Taiji Quan y el Qi Gong (literalmente “práctica con el Qi”), restablecemos nuestra conexión directa con la fuente de energía como el niño lo está, por medio del cordón umbilical, con la madre.

Imaginemos que el cuerpo humano es un campo de cultivo y el Qi es el elemento agua. Si no hay un pozo de reserva (Dan Tien), el campo dependerá, para su regadío de las lluvias. Para que el agua se distribuya bien necesita ser canalizada y que estas canalizaciones estén en buen estado (meridianos). Si el agua se encharca en alguna zona del campo (estancamiento), la cosecha puede ser perjudicada. Si el agua no llega bien (bloqueos), tampoco habrá buena cosecha. De una buena cosecha depende que los cinco miembros de la familia vivan bien, se alimenten, puedan vender excedente y elaborar productos refinados.

Por este motivo, es muy importante la práctica del Qi Gong. De nada nos sirve tener las

canalizaciones en perfecto estado, lustrosas y bien planificadas (por medio del Taiji Quan), con sus

pasos y sus grifos, si nunca va a correr el agua por ellas. Solo por medio del Qi Gong podemos construir el pozo y habilitar la estructura. Con la práctica del Taiji Quan abrimos y cerramos grifos, pero si no hay agua en ellos, ¿de qué nos sirve?

Todo esto puede sonar a chino en un primer momento. La práctica continuada del Qi Gong y del Taiji Quan nos permite abrir nuestros puntos energéticos, localizar y habilitar nuestro Dan-Tien y sentir el flujo de la fuerza vital recorriendo nuestros meridianos. Nos permite, por medio de la experiencia directa, comprender el Qi.

* Qi se pronuncia Chi

* Qi Gong se pronuncia Chi Kung

* Taiji Quan se pronuncia Tai Chi Chuan

* Dan Tien se pronuncia Tan Tien