Viaje a China Enere 2006

En Enero de 2006, la asociación Hun Yuan España viajó por 3ª vez a China. Un grupo de 19 personas, (entre ellos Jesús Mª y Claudia, profesores de Tai Chi Chuan Villalba), visitamos distintas ciudades durante 16 días. Llegamos a Beijing el día 12 de enero. Esa misma tarde cenábamos con el maestro Feng Zhi Qiang y toda su familia (decir que cenábamos por tarde es lo más apropiado teniendo en cuenta la hora de cena en China es entre las 5:30 y las 7 de la tarde). El maestro Chen Xiang tenía un compromiso ese día y se reunió con nosotros el día siguiente.

A sus 79 años, el maestro Feng sigue emanando una energía alegre y juvenil. Nada más vernos, nos dio una calurosa bienvenida a todo el grupo y expresó su satisfacción por el gran desarrollo de la asociación Hun Yuan Tai Chi Chuan de España. En reconocimiento de nuestra labor, nombró oficialmente a la Asociación Hun Yuan de España como el primer miembro asociado a la sede central de Beijing. Con este nombramiento, se ha estrechado aun más el vínculo entre Hun Yuan España y Hun Yuan Beijing.
Proseguimos nuestro viaje hacía la región de Yunnan al suroeste de China a unos 3 mil kilómetros de distancia de Beijing. Yunnan está considerada como una de las regiones más bellas de China. En ella se encuentra la mitad de todas las especies de flora del planeta, una reserva de fauna con centenares de especies autóctonas y una población compuesta por una veintena de etnias minoritarias que siguen conservando sus costumbres y tradiciones ancestrales hasta el día de hoy.
En Kumming, fuimos invitados a un intercambio de Tai Chi Chuan. Al evento asistieron unas 400 personas y pudimos comprobar que había un gran número de practicante de Hun Yuan Tai Chi Chuan. Nuestra llegada a esta ciudad y la primera exhibición en Kumming realizada por un grupo de practicantes occidentales fue noticia de portada en el periódico más importante de Yunnan con un título tanto gracioso: “Maestros latinos de España practican el Tai Chi Chuan en Kumming”.
A Yunnan nos acompañaban el maestro Chen Xiang, su esposa y la maestra Feng Xiu Qian y su hermana para que estuviéramos en todo el momento bien cuidados. Además de la capital de la región, Kumming, visitamos dos ciudades antiguas de la región, Daili y Liqian, ambas catalogadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En 8 días que estuvimos en esta región, recurrimos a todos tipos de transportes: avión, tren-cama, autocar, teleférico, triciclo tirado por hombre y barco. No navegábamos por el mar sino por un gigantesco lago de agua dulce con islas habitadas, pero se le denominaba “mar”. No es de extrañar si pensamos que esta región cuenta con varios de los embalses más grandes de China.
Durante la estancia en Yunnan, pudimos practicar en lugares de gran belleza como el Bosque de Piedra y la montaña sagrada del taoísmo en Kumming, la antigua ciudad de Daili y Liqian donde nos trasladábamos a la China de hace más de 1000 años. También nos acercamos hasta la falda de la Montaña “el Dragón de Jade” con sus cimas de más de 5400m de altitud, perteneciente al sistema del prehamalaya. Allí vimos el tramo superior del río Yantse y su primer meandro desde donde el rio se desvía hacía el norte. Nos explicó la guía que esta parte del rio recibía el nombre de “el Río de las Arenas Doradas” por la reserva de oro que hubo en el antaño. Al cruzar el río, nos encontrábamos ya en el término de la mística ciudad de Sangri-lá. Dado que su población principal era tibetana, las construcciones se diferenciaban notablemente de la ciudad de Liqian.
Hubo días más ajetreados y otros más tranquilos. El maestro Chen Xiang disfrutaba con nosotros del turismo y de las prácticas. No daba preferencia ni a una cosa ni a la otra, simplemente fluía con los acontecimientos. Si daba el momento de prácticas, se ponía con nosotros, estuviéramos donde estuviéramos: una zona de aparcamiento, un mirador, una plaza, el jardín del hotel, donde fuera. Cuando tocaba visitar lugares y conocer cultura, también ponía toda la ilusión en recibir las nuevas experiencias. Toda una enseñanza de la ecuanimidad a través de su propio ejemplo. Más de uno del grupo vimos su ejemplo y aprendimos que todos los momentos eran aprovechados si los recibíamos con ilusión: prácticas, compras, visitas o comidas, todos los acontecimientos nos enseñaban algo en su momento y nos enriquecían por igual como experiencia. Aprendimos a reconocer que en muchas ocasiones no sabíamos soltar nuestra mente y dejarla fluir con los momentos, sino ir en contra corriente con el único afán de satisfacer este apego que camuflamos con el nombre de “nuestra forma de ser”. Sin embargo, el ejemplo del maestro Chen Xiang y su esposa que también practicaba con nosotros, nos dio prueba de que era posible de llevarse al cabo esa enseñanza que tanto se hablaba y que poco se hacía: percibir el momento presente y fluir con sus cambios sean o no de tu previsión. De esta forma no viviremos siempre bajo la sombra de la insatisfacción causada por esta ansia de “lo que se debería haber hecho”.
Los 8 días en Yunnan pasaron rápido y pronto ya estábamos de vuelta a Beijing. En Beijing nuestro programa también era muy intenso. Nada más llegar, nos esperaba una gran recepción, ya que para festejar la entrada del nuevo año Chino de Perro, el domingo día 22 se celebró un encuentro con los practicantes de Hun Yuan Tai Chi Chuan más destacados de Beijing en el gimnasio del maestro Feng. Y coincidiendo con nuestra llegada, ellos esperaban que la delegación de España hiciera una exhibición de formas y de tuy shou para conocer nuestro nivel de trabajo. Siendo un evento tan significativo, aceptamos sin pestañar.
Los diversos grupos de practicantes mostraban un buen nivel de prácticas, y lo que más nos llamó la atención era la disciplina que tenían. Todos se uniformaban con trajes de rasos, las chicas vestían de color rosa y los chicos de blancos principalmente. Realizaban la forma con una alineación perfecta, entraban a la sala y saludaban al son del profesor, como si de un desfile militar se tratara. Como no esperábamos este tipo de exhibición, no llevábamos ni trajes de Tai Chi Chuan ni habíamos preparado esta colocación tan perfecta (de hecho, hemos comprobado ya en muchas ocasiones que lo de alinearse no va con el espíritu español). Pero no éramos los únicos, curiosamente, el mismo maestro Feng, la maestra Xiu Qian, y el maestro Chen Xiang también vestían con chándal cómodo (menos mal). De hecho, la sencillez del maestro Feng dio la anécdota del evento. Él llevaba un chándal de lo más corriente y tuvo que poner una chaqueta china tradicional encima del chándal a petición de sus hijas. Por lo que el conjunto de chaqueta china con pantalón de chándal a rayas quedaba bastante inusual. Al término de la exhibición de Hun Yuan España, el maestro Feng y el maestro Chen Xiang nos felicitaron por el progreso de nuestras prácticas tanto de las formas como de los trabajos de Tuy Shou.
Otro gran acontecimiento nos espera en enero de 2007 – el congreso internacional de Hun Yuan Tai Chi Chuan en Beijing y la celebración de 80 cumpleaños del maestro Feng. Tres días de intercambio, exhibiciones, conferencias con todos los practicantes de Hun Yuan Tai Chi Chuan del todo el mundo. Hun Yuan España fue invitado especialmente como exponente para compartir sus experiencias con las demás delegaciones sobre la destacada labor de divulgación en España. Pero antes del enero 2007, en este año todavía tenemos el viaje de junio a Beijing y Tíbet, y la visita de los maestros Chen Xiang y Feng Xiu Qian a España en septiembre. Así que ya iremos cumpliendo paso a paso este programa continuo que vincula España y China a través del Hun Yuan Tai Chi Chuan.
Tantas experiencias y tantas impresiones que nos resulta muy difícil de resumir en un pequeño artículo. Las fotografías, quizás, sean los mejores testimonios de esta gran vivencia. Así que os invitamos a compartir nuestro viaje a través de las instantáneas captadas con ilusión y alegría mirar los álbum de fotos.