Cuerpo, Mente y Espíritu

“Cuando Da Mo llegó al Monasterio del Monte Shong e intento impartir sus enseñanzas, se percato de que la baja condición física de los monjes era un impedimento para el desarrollo personal y espiritual. Los monjes poco disciplinados se dormían en las meditaciones, no obteniendo los resultados en sus prácticas”

De esta historia se desprende la idea de que en cualquier práctica oriental, ya sea marcial o no, el practicante debe buscar la unidad dentro de los tres niveles sel ser humano:

Cuerpo, Mente, Espíritu, estos tres niveles interrelacionados se necesitan entre si para desarrollarse ya que por si mismos no pueden crecer y sí desequilibrar al practicante que no los trabaja como una unidad.

Cuando practicamos Tai Ji Quan intentamos buscar el desarrollo personal y éste engloba un enrriquecimiento; Corporal (Salud), Mental (Satisfacción) y espiritual (emoción).

Pero ¿cómo podemos buscar esa unidad?

Cuando practicamos hay que tener en cuenta:

•  El trabajar el Cuerpo con Dedicación.

•  El trabajar la Mente con Atención.

•  El trabajar el Espíritu con Intención

Como ocurre con la teoría del Yin-Yang uno necesita del otro, el otro se alimenta del uno, donde hay Yin hay Yang y viceversa.

En la práctica ocurre lo mismo, en cada nivel se encuentran los otros dos consiguiendo así una unidad.

Cuerpo, Mente, Espiritu.

¿Cómo conseguir unir estos tres niveles?

Ahí radica la magia del Tai Ji Quan, la búsqueda, en seguir el Dao (Tao) e intentar pasar de practicar Tai Ji Quan a conseguir nuestra vida, nuestras acciones, sean Tai Ji Quan.

Luis Sebastián.

Alumno de Tai Chi Chuan Villalba.