Practicar Tai Chi Chuan a cualquier edad

Este corto relato, queridos lectores, es una nota biográfica sobre una practicante de Tai Chi Chuan, con cerca de 92 años, cuya extraordinaria vitalidad y lucidez mental nos ha sorprendido y hemos querido indagar sobre su estilo de vida y cuál es su secreto para conseguir esta longevidad.

“Teresa Arroyo” se ha convertido en el mejor ejemplo de que no hay límite de edad para practicar Tai Chi Chuan. Nacida en Puras (Valladolid) el 31-10-1914, reside desde hace 24 años en el Municipio de Guadarrama (Madrid). Es una mujer alegre, reservada y de muy buen talante; viuda con 3 hijos, 5 nietos y 2 bisnietos y próxima a cumplir los 92 años; reboza salud, alegría y ganas de vivir.

Perdió a su madre a la edad de 14 años, siendo la tercera de 5 hijos se dedicaba generosamente al cuidado de sus hermanos, preparando las comidas, atendiendo la casa. Siempre se ha alimentado como los labradores; con el cocido diario, la carne de la matanza, el pavo por navidad, la leche y los quesos obtenidos de sus ovejas.

Se define como una persona madrugadora, muy decidida y echada para adelante, con buen humor y algo muy importante, es la ilusión y ganas de vivir que siempre ha mantenido. Realmente una mujer virtuosa, guiada por el buen obrar e inspirada en el amor y el cuidado hacia los demás.

Como anécdota curiosa, comenta que aprendió a nadar a los 74 años y cumplidos los 82 emprendió sola, un viaje a Argentina para visitar a su hermana monja que celebraba las bodas de oro. Comenta haber viajado por toda España con las excursiones que promueve el Inserso.

Actualmente asiste a las prácticas de Tai Chi Chuan y Chi Kung que subvenciona la Mancomunidad de Servicios Sociales y consumo “La Maliciosa” en el Municipio de Guadarrama, para personas de la tercera edad. Como bien describe ella, es una práctica que la ayuda a mejorar su flexibilidad, a relajarse, a fortalecer su cuerpo y a mantener su atención, a la vez que le proporciona un medio de integración a la sociedad; un espacio de tiempo en el que disfruta del ejercicio y de la compañía de buenos amigos.

Podemos decir de esta magnífica mujer, que hay seres excepcionales dotados de una Energía Ancestral, una Energía Original Innata muy fuerte, que de forma natural les provee de salud y longevidad; pero lo más fundamental es la armonía que cada ser establece entre su cuerpo, mente y espíritu. Somos fruto de nuestros pensamientos y de nuestras acciones y como hemos visto, Teresa Arroyo ha mantenido siempre una actitud positiva frente a la vida y a vivido según las Leyes Naturales que la rigen, y todo esto es lo que le ha proveído de esa poderosa Energía.

Gracias Teresa, por compartir con nosotros tus vivencias.